CÓDIGO DE ÉTICA DE LA CONFEDERACIÓN NACIONAL DE SERVIDORES PÚBLICOS DEL ECUADOR Y SUS ORGANIZACIONES AFILIADAS 

INTRODUCCIÓN 

La Confederación Nacional de Servidores Públicos define a través del Código Ético una serie de pautas de comportamiento que ayudan a la mejora personal y al mantenimiento de la confianza de nuestros públicos de interés. Nuestro objetivo es que todos los profesionales, independientemente de su cargo o responsabilidad, tengan plena conciencia de las implicaciones, privilegios y responsabilidades que conlleva ser parte de la CONASEP. 

El presente Código Ético pretende servir como guía, referencia informativa y fuente documental para ayudar a todos los profesionales de la CONASEP a escoger la opción éticamente más adecuada en cualquier circunstancia. 

Una de las principales obligaciones del gobierno Ecuatoriano es la de garantizar un estado de derecho a sus gobernados, y la del trabajador del sector público es hacer realidad esta obligación cumpliendo con su deber a través del servicio público. La dignidad del trabajador del sector público es de apreciarse si se toma en cuenta el valor de un acto humano que se mide por la elevación del fin que persigue. El fin del trabajador es realizar la satisfacción de necesidades por medio de las acciones necesarias a favor de los gobernados, asegurando su estabilidad y la convivencia pacífica, elevando con ellos sus niveles de bienestar social, político, económico y cultural, que a su vez son los elementos fundamentales del desarrollo de la Nación.  

La vida del trabajador del sector público está expuesta permanentemente a tentaciones y flaquezas, así como a los actos que enaltecen los valores humanos, por lo que podemos afirmar que puede ser la más noble de las actividades o el más negativo de los oficios. 

El trabajador del sector público ha convertido su labor en un verdadero apostolado y paradigma del quehacer socialmente útil. Pero también en el trabajo cotidiano al que se somete, a veces excesivo e inhumano, a veces contra natura y contra la salud, encontramos la explotación del hombre por el hombre mismo, en la que la integridad física e intelectual se ve afectada de forma irreversible, conllevando al deterioro de la fuerza de trabajo, de la salud y, desde luego, de seguir así, lo más probable es que su perspectiva útil fuese muy por debajo de los niveles de vida normales. 

Por estas consideraciones, el trabajador del sector público aspira a la impartición de la justicia social como un anhelo de equidad, como la perpetua y constante voluntad de dar a cada quien lo suyo. 

Cuando se ha dado una prestación, se espera una contraprestación proporcional como actitud de conciencia y ésta como la más alta de las virtudes de la humanidad. Comprende que la ética, basada en la moral, entraña diferencias muy profundas, toda vez que la moral es subjetiva y circunstancial, y su ámbito de validez es temporal, y la ética es un valor permanente; asimismo, que la igualdad de trato a los iguales y a los desiguales, debe ser un principio democrático de la lucha constante y cotidiana. 

Anhela ser el factor del cambio y hacer del servicio un instrumento útil para el progreso y desarrollo del país; adaptarse a las situaciones cambiantes; estar atento a las nuevas necesidades, a las nuevas convicciones, a los nuevos retos morales y sociales que se despiertan en la conciencia colectiva y a las aspiraciones de los ecuatorianos, porque el cambio tiene efectividad y permanencia sólo cuando se institucionaliza a través del ser humano. 

Pugnará con firmeza para erradicar la corrupción como conducta reprobable y hará frente, con seguridad y decisión, a las amenazas, injurias y coacciones, en rebeldía contra el poder cuando oprime y ante la ley cuando es injusta. 

Luchará incansablemente por lo que es justo, porque cuando la justicia se aleja de una sociedad, su lugar lo ocupa la violencia, este señalamiento, se actualiza, en el devenir de nuestro país, en el que han hecho su aparición la injusticia, la desigualdad, la inseguridad, la incertidumbre y el relajamiento del orden público, miserias humanas que debemos combatir y neutralizar, no sólo por los ideales de justicia, libertad, fraternidad, solidaridad, orden, paz, seguridad, la ética o la moral, que son conceptos relevantes, sino por nuestra propia seguridad y la de nuestras familias, por la salvaguarda de los valores esenciales del respeto a la vida en sociedad y la reivindicación del hombre por el hombre mismo, como base del equilibrio sustancial en la convivencia del propio género humano, de la sociedad y de nuestra nación. 

Promoverá el respeto y la fraternidad recíprocos con todos los demás servidores públicos, con los obreros, indígenas, campesinos, con la sociedad civil y con todos los pueblos del mundo, privilegiando la unidad en la acción de la participación popular organizada, como instrumento para la superación y resolución del universo de nuestras necesidades sociales, políticas, culturales, ambientales y económicas. 

Por los anteriores considerandos, la Confederación Nacional de Servidores Públicos del Ecuador debe asumir valores, normas y principios éticos que deben inspirar la conducta de todos sus miembros, y acatará un Código de Ética, por lo que: 

DECLARA 

El Código de Ética será un instrumento regulador de la conducta y acciones del dirigente sindical y gremial, de la organización y de los trabajadores miembros, en el contexto ético y moral, donde prevalezca la dignidad de la persona, el carácter social del trabajador y el bien colectivo. 

Será un instrumento que deberá estimular la condición de luchador social del dirigente, fortalecer su actitud ética y moral para encabezar, con plena solvencia, la lucha por la dignidad del movimiento sindical y gremial y sus instituciones fundamentales, así como alcanzar y defender los más altos intereses de los trabajadores. 

Las disposiciones contempladas en este Código son obligatorias para todos los dirigentes sindicales y gremiales, los miembros de nuestras organizaciones federadas, sin distinción de la posición que ocupen en la estructura de la Federación y de sus organizaciones afiliadas a nivel nacional, seccional, estatal y de base. Tampoco habrá distinción de sexo, credo, profesión o posición política. 

Por tanto, este Código de Ética se regirá bajo los siguientes principios: 

DE LA ORGANIZACIÓN:

1. Mantendrá el espíritu de solidaridad universal de la clase trabajadora dentro de una sociedad de consumo y en proceso de globalización económica, donde el movimiento sindical y gremial, consciente de su rol histórico, identifique que el desarrollo económico, político, social y cultural futuro del país, estará en función de mantener y superar las conquistas sindicales alcanzadas hasta el presente, y al mismo tiempo establecerá como objetivo histórico la creación de una nueva sociedad, más justa, solidaria y equitativa.  

2. Defenderá permanentemente las conquistas sindicales y los derechos laborales, económicos, sociales y profesionales de los representados. 

3. Impulsará la superación personal, laboral y profesional de los miembros, para elevar su calidad de vida. 

4. Promoverá la acción sindical y gremial de sus compañeros, procurando su afiliación y participación activa en la vida de la organización. 

5. Manifestará tolerancia, respeto, inclusión y pluralidad a la diversidad ideológica y política de los agremiados. 

6. Respetará irrestrictamente la composición, autonomía y asociación partidaria de sus miembros. 

7. Menospreciará los actos o acciones que signifiquen trato discriminatorio o preferencial para un determinado grupo de trabajadores. 

8. Acatará las directivas emanadas del órgano máximo de gobierno para la conducción sindical o gremial, a fin de preservar la unidad sindical y el criterio de acción. 

9. Promoverá la vida democrática al interior de la organización y asumirá la voluntad colectiva. 

10. Demostrará, en todos los actos que se lleven a cabo, la vocación de servicio que impulsa la tarea sindical en representación de los agremiados. 

11. Será solidaria con organizaciones estatales, nacionales e internacionales en ámbitos comunes, con respecto a demandas de mejoramiento de las condiciones de vida y laborales de los trabajadores, libertad, autonomía, respeto a las soberanías, justicia social, inclusión, equidad de género, igualdad de oportunidades, diversidad étnica y cultural de los trabajadores del mundo, que permitan ampliar las tácticas y estrategias de la lucha en común.  

12. Denunciará la explotación laboral de las niñas y niños, jóvenes, personas con capacidades diferentes, indígenas, inmigrantes, mujeres y ancianos. 

13. Fortalecerá y nutrirá la relevancia de las organizaciones sindicales y gremiales y su compromiso con las demandas de justicia social y el engrandecimiento de la Patria.

DE LOS DIRIGENTES: 

1. Respetarán y harán respetar escrupulosamente los Documentos Básicos de la CONASEP. 

2. Harán prevalecer en todas y cada una de sus acciones y conductas la rectitud, la solidaridad y el respeto con sus agremiados. 

3. Honrarán los compromisos adquiridos con sus representados. 

4. Servirán lealmente a los ideales de la Declaración de Principios. 

5. Desempeñarán el cargo o la función con responsabilidad y profesionalismo. 

6. Realizarán su encargo con la sensatez y prudencia que demandan la justicia y la dignidad de sus representados, pero con firmeza, cuando se violenten los intereses de los mismos. Asimismo, denunciará cualquier injusticia, atropello u omisión que se cometa en agravio de sus afiliados, sin importar la procedencia social, económica o partidista de las personas u organizaciones agravantes. 

7. Actuarán con libertad responsable la defensa de los trabajadores, sin más limitaciones que las establecidas en las normas estatutarias que regulan esta actividad. 

8.Mantendrán una actitud permanente de servicio, sin utilizar el cargo o función gremial para obtener ventajas, concesiones o privilegios en beneficio propio. 

9. Evitarán toda conducta abusiva, coacción o uso arbitrario de sus funciones sindicales o gremiales, que pudiera comprometer el prestigio de la organización ante los trabajadores o la sociedad. 

10. Fundarán sus actos y mostrarán mayor transparencia en las decisiones y comportamientos adoptados sin restringir información, a menos que una norma o el interés público claramente lo exijan. 

11. Rechazarán presiones políticas, económicas, familiares o de cualquier otra índole en el ejercicio de la función. 

12. Observarán, frente a las críticas del público y de la prensa, un grado de tolerancia superior al que razonablemente pudiera esperarse de un ciudadano común. 

13. Prestarán especial atención en todo momento y en el desarrollo de sus actividades que el compromiso con la organización y sus agremiados, parte del principio de servir a estos y por ningún motivo servirse de ellos. 

14. Las demás normas y conductas apegadas a la moral y la ética que fortalezcan en todo momento la unidad y la lucha de todos los trabajadores del sector público. 

DE LOS AGREMIADOS: 

1. Poseerán la idoneidad y la disposición necesarias para el eficiente desempeño de sus funciones. 

2. Servirán con calidad, eficacia y eficiencia a sus compañeros. 

3. Serán responsable en el desempeño de sus labores y se comprometerán con su materia de trabajo. 

4. Actuarán con la rectitud y honradez necesarias para procurar el interés general. 

5. Desecharán todo provecho o ventaja personal obtenida por sí o por interpósita persona. 

6. Evitarán acciones que pudieran poner en riesgo los objetivos y la finalidad de la CONASEP, el patrimonio o la imagen que se proyecta a la sociedad. 

7. Respetarán activamente los derechos de los afiliados a la CONASEP, brindando un servicio basado en la economía de trámites, imparcialidad, simplicidad, igualdad y transparencia. 

8. Guardarán reserva respecto de hechos o informaciones de los que tenga conocimiento con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones, sin perjuicio de los deberes y las responsabilidades que le correspondan, en virtud de las normas que regulan la reserva administrativa. 

9. Evitarán involucrarse en conductas que impliquen discriminación por causa de origen, raza, religión, sexo, color, edad, estado civil, ideología política. 

10. Respetarán la integridad, la eficiencia y la profesionalidad, como criterio para ingresar y ser promovidos dentro de la CONASEP. 

11. Rechazarán en toda circunstancia, dádivas, canonjías, beneficios, regalos, favores, promesas u otras ventajas de persona alguna. 

12. Protegerán y conservarán los bienes de la organización y utilizarán los que le fueron asignados para el desempeño de sus funciones de manera racional, evitando su abuso, derroche o desaprovechamiento. 

13. Mantendrán una conducta digna y decorosa, actuando con sobriedad y moderación. 

14. Denunciarán ante las instancias respectivas, con la debida reserva, cualquier falta a la ética de laque tenga conocimiento con motivo o en ocasión del ejercicio de sus funciones y que pudieran causar perjuicio a la organización. 

15. Las demás normas y conductas apegadas a la moral y la ética. 

“FORJANDO LA UNIDAD PARA REIVINDICAR DERECHOS” 

Indice de Contenido

Compartir Post
Share on facebook
Share on whatsapp

Déjanos tus Dudas o Inquietudes

Deja una respuesta